15 de marzo del 2019

iglesia-sunset-miami-kids-corner.jpg

Clase dominical

Nuestro currículo se titula Estudios Bíblicos para la Vida.  Las lecciones de esta semana son:

Pre-escolar (Español): María y Marta

Pre-escolar (Inglés): Mary and Martha

Primaria (Todos): Mary and Martha/María y Marta

Por favor, tómese el tiempo para mirar las páginas de actividad que sus hijos traen a casa. Encontrarás la historia bíblica, la lectura de las Escrituras sugeridas para la semana e instrucciones para descargar la aplicación Bible Studies for Life.

Nos encanta ver a tus hijos en la clase bíblica. Cuanto más frecuentemente vienen, más probabilidades tienen de entablar relaciones más sólidas con los otros niños y con los maestros. ¡Esperamos verte el domingo!

Reconocimentos

-Caleb Bergman trajó un regalo para Compassion International.
-Brenda Emokah contest preguntas en clase.
-Christian Gonzalez cumple años marzo 16.
-Oliver Lowrance cumple años marzo 21.
-Levi Parsard ayudó en el tiempo de recoger.
-Sammy Pino cumple años hoy.
-Dayleen Valdes trajó un regalo para Compassion International.
-La clase de 3ro – 5to grado tuvieron una gran participación de parte de: Caleb Bergman, Valentino Collado, Vidal Collado, Giandavid De La Hoz, Annabelle Delavalle, Moises Delavalle, Jonathan Delisma, Marissa Navarro, Valeria Gomez, Dustin Padilla-Paz, y Dayleen Valdes.

Marque su calendario

Domingo
Clase Bíblica 

Miércoles
Club de Awana 

Marzo 23
Bar-B-Que

Marzo 27
NO AWANA durante Vacaciones de primavera

March 29
Noche de Alabanza

Marzo 31
Area Wide Singing y Noche de Familia


Para los padres

Llegamos a casa agotados. Se supone que el domingo es un día de descanso, pero esta mañana no se sintió como descanso. Hay muchas cosas que imaginamos que nos podrían cansar un domingo, pero estábamos agotados porque nuestros hijos no podían quedarse quietos o en silencio en el servicio de adoración. Se sintió como si hubiéramos estado en una gira de servicio de combate sin medallas.

El servicio de una hora y media podría haber sido de cuatro horas con todas las negociaciones, advertencias y disciplina que hicimos. El sermón consistió en tres puntos, y entre los dos, mi esposa y yo pudimos recordar uno.

Desafortunadamente, esta semana no fue única. ¿No habíamos hecho esto hace siete días? ¿No habíamos trabajado con nuestros hijos todos los días desde entonces, para que la adoración de esta semana fuera mejor que la catástrofe de la semana pasada? ¿Fue todo por nada?

En los primeros días de llevar a los niños pequeños al servicio de adoración, se puede sentir como una tortura auto infligida sin un final a la vista. Pero por más que pueda resultar una lucha, el esfuerzo vale la pena. Los servicios de la iglesia proporcionan numerosas oportunidades para bendición. Aquí hay tres:

1. Están presentes en los actos de adoración.La parte más importante de la vida de una iglesia local es la adoración corporativa, porque en la adoración semanal, el Señor se reúne de manera única con su pueblo por medio de su Palabra y Espíritu. Él nos ministra cuando adoramos juntos. Las iglesias y los padres pueden perseguir una programación innovadora para influir en sus hijos, pero la adoración corporativa es lo que Dios ha ordenado.

Estos actos de adoración son efectivos para todos, incluidos los niños. Cuanto más ponemos a los niños en el camino de estos actos, más oportunidades tienen para que sus almas se encuentren con el Dios de gracia.

Dios adhiere promesas a su palabra. La Palabra no regresa vacía (Isaías 55:11). Está en trabajo mientras la escuchamos, leemos y predicamos. Es viva y activa, más afilada que una espada (Heb. 4:12), y sola provoca la fe (Rom. 10:17). Queremos que nuestros hijos la oigan proclamada con poder.

La adoración es una presentación visual de la verdad espiritual. Podemos ver, saborear, oler y sentir las realidades de la gracia de Dios. Este hecho no se pierde en nuestros hijos al ver el culto corporativo. Los hijos de Israel les preguntaron a sus padres mientras participaban en la Pascua, “¿Qué significa esto?” (Éxodo 13:14; Deut. 6:20). De manera similar, nuestros hijos tendrán preguntas sobre lo que ven y escuchan. Respondemos indicándoles a un Salvador que voluntariamente murió por todos nosotros.

La oración moldea y alinea nuestros corazones con la voluntad de Dios. Cuando nuestros hijos inclinan la cabeza y escuchan nuestras oraciones, no pueden evitar escuchar la verdad y la gracia. Es hermoso cuando eventualmente se unen.

Es importante que los niños participen en el culto corporativo cada semana. Las rutinas constantes de nuestra vida poseen un poder formativo, y los niños que asisten a la iglesia cada semana se formarán por medio de la gracia.

2. Están presentes en medio de toda la congregación. El culto corporativo es corporativo; todo el cuerpo se reúne. Mientras la congregación canta, todas las voces de la iglesia se unen. Cuando el pueblo de Dios escucha las oraciones públicas, ellos expresan un fuerte "Amén" juntos. Los niños se benefician al presenciar y participar en esta unidad.

Los niños prestan especial atención a sus padres. Aprenden observando a sus padres y discerniendo lo que consideran importante y beneficioso. Llevar a nuestros hijos a la adoración les permite observar la importancia y el deleite de la adoración corporativa en la vida de sus padres. Si no están en la adoración, nunca lo verán, y pocas cosas tienen un mayor efecto en sus vidas espirituales.

Los niños aprenden de sus padres y del resto de la congregación, pero también son un ejemplo para la comunidad. Cuando Jesús bendice a los niños, dice: “Porque a tales pertenecen el reino de Dios. De cierto os digo que el que no reciba el reino de Dios como un niño no entrará en él” (Marcos 10: 14-15). Muchos consideran a los niños una distracción en la adoración corporativa, pero a los ojos de Cristo, son un ejemplo.

3. Están presentes en medio de la historia de Dios. La Biblia es clara sobre el deber de los padres de instruir a sus hijos en las cosas del Señor. El Salmo 78 nos recuerda que debemos transmitir la gloriosa historia de la fe a nuestros hijos. Contamos esta historia cada mañana del día del Señor mientras nos reunimos, y cuando nuestros hijos participan en la adoración, escuchan esta historia. No se lo pueden perder.

Nuestros niños participan en las prácticas de la comunidad, que representan los actos poderosos de Dios y su relación con su gente. Entran en la gran academia de la fe cristiana. Enseñamos, instruimos y formamos a nuestros hijos como adoradores. Por supuesto, solo Dios puede llamar a las personas para sí mismo y convertir los corazones de piedra en corazones de carne (Ezequiel 36:26), pero participar en la adoración de Dios da forma a nuestros hijos.

Nuestros hijos también aprenden que Dios es para ellos. Cuando incluimos a los niños en la adoración, comunicamos que pueden adorar al único Dios verdadero. El cristianismo no es una religión solo para adultos, y la adoración tampoco es solo para adultos. Dios llama a todas las personas a adorar. Cuando excluimos a nuestros hijos de la adoración, comunicamos que las cosas de Dios y su historia no son para ellos.

Vamos a nutrirlos. A mis hijos les encantan los dulces, así que nunca necesito animarlos a comer dulces. Los vegetales presentan otra historia, pero mi esposa y yo trabajamos para verlos comer vegetales diariamente. ¿Por qué? Lo hacemos porque sabemos los beneficios que se derivan durante muchos años de comerlos. Vale la pena la lucha. Y los beneficios que se derivan de incluir a nuestros hijos en la adoración corporativa pueden afectar sus vidas no solo por años, sino por la eternidad. Si los ejotes y el brócoli valen la pena, una o dos temporadas de dificultad en el banco vale la pena.

Condensado de "Let the Children Worship in Church " por Jason Helopoulos de thegospelcoalition.org.

EspañolVanessa Pardo