12 de abril del 2019

iglesia-sunset-miami-kids-corner.jpg

Clase dominical

Nuestro currículo se titula Estudios Bíblicos para la Vida.  Las lecciones de esta semana son:

Pre-escolar (Español): La gente recibío a Jesús

Pre-escolar (Inglés): People Welcomed Jesus

Primaria (Todos): The Triumphal Entry/La entrada triunfal

Por favor, tómese el tiempo para mirar las páginas de actividad que sus hijos traen a casa. Encontrarás la historia bíblica, la lectura de las Escrituras sugeridas para la semana e instrucciones para descargar la aplicación Bible Studies for Life.

Nos encanta ver a tus hijos en la clase bíblica. Cuanto más frecuentemente vienen, más probabilidades tienen de entablar relaciones más sólidas con los otros niños y con los maestros. ¡Esperamos verte el domingo!

Reconocimentos

-Sophia Barcenas cumplé años hoy.
-Caleb Bergman participó en clase.
-Cashton Best participó en clase con una actitud de positivismo.
-Alfonso Corro participó en clase.
-Brenda Emokah hizó un gran trabajo cantando y ayudando a otros.
-Dustin Padilla-Paz cumplé años abril 13.
-Maya Pino participó en clase
-Sammy Pino participó en clase.
-Weston Sensing cumplé años hoy.
-Bishop Skinner participó en clase.

Marque su calendario

Domingo
Clase Bíblica 

Miércoles
Club de Awana 

Abril 14
Picnic de K-2do Grado

 Abril 21
Día de Pascua

Mayo 5
Picnic Preescolar

 Mayo 12
Día de las Madres


Para los padres

¿Cuál es tu respuesta cuando tu hijo está frustrado? ¿La frustración de tu hijo te lleva a tu propia frustración? Digamos que tienes prisa por salir por la puerta para ir a algún lugar y tu hijo tiene dificultades preparándose, o simplemente no está listo para ir. ¿Como te sientes? ¿Te estás poniendo emocionalmente molesto? ¿Cómo reaccionarias a que tu hijo continúe diciendo: “Simplemente no entiendo esto?” ¿Después de haber pasado 20 minutos tratando de ayudarlo con sus problemas de matemáticas? Un nuevo estudio de investigación arroja algo de luz sobre cómo el estado emocional del padre afecta el bienestar emocional de un niño.

Un equipo de investigación en el departamento de psicología de la Universidad de California, Riverside, realizó un estudio experimental con niños en edad escolar y sus padres enfrentando una tarea frustrante y encontró que cuando los padres permanecen tranquilos, pueden ayudar a un niño frustrado a autorregularse. El estudio que se publicará próximamente, "Contagio fisiológico entre díadas padres e hijos durante un desafío emocional", utilizó el monitoreo por electrocardiograma (ECG) del padre y el niño para medir su estado emocional. El contagio emocional ocurre cuando los niños perciben inconscientemente las emociones de sus padres.

Para el estudio, cada pareja de padres e hijos ingresó a una habitación donde al niño se le dio un rompecabezas de Lego difícil de completar, y se le ordenó al padre que observara, pero no ayudara a su hijo. Durante la segunda parte de la sesión, se les dijo a los dos que tenían cinco minutos adicionales para completar el rompecabezas, y los padres podían ayudar. Los datos del ECG indicaron que el estado emocional de los padres influyó en la regulación emocional del niño, pero que el estado emocional del niño no afectó a los padres.

Si bien este es un enfoque novedoso para observar este aspecto de la relación entre padres e hijos y será necesario realizar más estudios para verificar y comprender mejor este fenómeno, es útil ver cómo el funcionamiento del sistema nervioso de los padres se puede conectar con el del niño. Esto a veces se denomina sintonización o corregulación. La conexión de los padres con el niño en la segunda fase ayudó a sus hijos a regularse emocionalmente, o a "calmarse".

Desde el primer día, la forma en que usted, como padre, responde a su hijo cuando está molesto, determinará su capacidad para autorregularse. Si un padre le dice a un niño que está llorando que "deje de llorar", "supérelo" o "no es gran cosa", es probable que el niño siga molesto. Gritarle a un niño o decirle que vaya a su habitación hasta que se calme no hace nada para ayudarlo a aprender a autorregularse o a "controlar" sus emociones y, por lo general, conduce a la repetición e incluso a una escalada de reacciones excesivas a circunstancias frustrantes.

Recoger a un bebé cuando esta llorando hará que deje de llorar cuando vea o escuche a su padre. Abrazar y compartir empatía con un niño pequeño y brindar tranquilidad cuando están molestos les ayuda a calmarse. Con los niños mayores, puede animarlos a usar palabras para expresar sus sentimientos. Cuando los padres repetidamente ignoran o responden de manera negativa a un niño cuando están emocionalmente molestos, a medida que el niño se desarrolla, es probable que reaccione de forma exagerada ante situaciones frustrantes con más frecuencia y con mayor intensidad.

Cuando te enfrentas a un bebé que llora o a un niño molesto, lo primero es que te reagrupes y mantengas la calma. Tomar algunas respiraciones profundas ayuda a la mayoría de las personas. Cuando puedas responderle de manera calmada o neutral, ayudarás a tu hijo porque inconscientemente está captando tu calma, lo que a su vez hará que su sistema nervioso se calme. Tu bebé se sentirá seguro. Luego, utilizará el mismo momento para ayudar a tu niño mayor a aprender habilidades como respirar profundo, reconfigurar (ver la situación desde una perspectiva más positiva), así como el uso de palabras para expresar sus pensamientos y sentimientos.

Un padre puede asumir que su hijo elige llorar, gritar o pisar fuerte en lugar de usar palabras. Lo que es más probable es que el niño no haya desarrollado un vocabulario emocional adecuado. Un colapso puede ser el momento perfecto para enseñarle a tu hijo las formas adecuadas de expresar cómo se siente. Una vez que un niño puede decirle cómo se siente y por qué se siente de esa manera, puede ayudarlo a aprender a resolver problemas y/o ser capaz de aceptar algunas situaciones a pesar de que les gustaría que fueran diferentes.

Cuanto más tiempo pasen los padres ayudando a su hijo a desarrollar habilidades de afrontamiento, menos tiempo pasarán respondiendo a los arrebatos emocionales.

Esto te permitirá ayudarles a expresar sus necesidades a los demás. También abre la oportunidad de comenzar a ayudar a tu hijo a sintonizar con las necesidades de los demás. Escuchar a tu hijo no significa que va a ceder o conceder todos sus deseos, pero lo ayuda a sentirse aceptado y más abierto a escucharlo para que pueda enseñarles habilidades de afrontamiento, incluida la regulación emocional y la resolución de problemas. Como empatía y comprensión de los demás.

Aquí hay algunos consejos básicos:

1. Tome algunas respiraciones profundas y/o cuente en silencio hasta 10 si se siente molesto.

2. Mire a su hijo y preste atención a cualquier señal emocional que incluya el lenguaje corporal, el tono de voz y las palabras si las están usando.

3. Valide con calma sus sentimientos diciendo: "Veo que está (enojado, molesto, decepcionado, triste, etc.)"

4. Luego, trate de entender por qué están molestos. Si no está seguro puede decir: “¿Dime qué te está haciendo…?”. Si no pueden decírtelo, expresa tu observación diciendo: “Me parece que eres ___ debido a ___? Entiendo cómo eso podría ___.

5. Con los niños más pequeños, este puede ser el momento de decir: "Lamento que estés ___" y luego redirigir diciendo: "Oh, mira a ____. Apuesto a que puedes ____ con eso.

6. Para los niños mayores, es posible que tenga que ser asertivo y decir: Sé que eso te hace sentir ___ pero ___ (explique o explique por qué su deseo no es realista).

7. En algunos casos, la solución a problemas puede ser un enfoque apropiado.

8. Tomar tiempo para enseñar habilidades básicas de afrontamiento a niños pequeños y niños mayores es definitivamente importante.

Condensado de "Calm Parents are Better Able to Handle Frustration " por Robert Myers, PhD de childdevelopmentinfo.com.

EspañolVanessa Pardo