9 de noviembre del 2018

iglesia-sunset-miami-kids-corner.jpg

Clase dominical

Nuestro currículo se titula Estudios Bíblicos para la Vida.  Las lecciones de esta semana son:

Pre-escolar (Español): Joás y el pueblo trajeron sus ofrendas

Pre-escolar (Inglés): Joash and the People Gave Offerings

Primaria (Todos): Joash and the People Gave Offerings/Joás y el pueblo trajeron sus ofrendas

Por favor, tómese el tiempo para mirar las páginas de actividad que sus hijos traen a casa. Encontrarás la historia bíblica, la lectura de las Escrituras sugeridas para la semana e instrucciones para descargar la aplicación Bible Studies for Life.

Nos encanta ver a tus hijos en la clase bíblica. Cuanto más frecuentemente vienen, más probabilidades tienen de entablar relaciones más sólidas con los otros niños y con los maestros. ¡Esperamos verte el domingo!

Reconocimentos

-Daniel Gómez tuvo un cumpleaños el 27 de octubre.
-Dylan López cumplió años el 23 de octubre.
-Marvin López tuvo un cumpleaños el 30 de octubre.
-Savannah Lowrance cumplió años el 4 de noviembre.
-Phoebe Nchi cumplió años el 20 de octubre.
-Luke Parsard cumplió años el 7 de noviembre.
-Samantha Ruiz cumple años el 15 de noviembre.
-La clase de prescolar tuvo una gran participación de Brenda Emokah, Wesley Lopez, Levi Parsard, Maya Pino y Samuel Valladares.
-La clase de Kindergarten-2do grado tuvo una gran participación de Jacob Bergman, Alfonso Corro, Gio Delisma, Vanessa Emokah, Nicole Leon, Aubrey López, Oliver Lowrance, Luke Parsard, Sammy Pino, Angely Reyes y Jaylen Rose.
-La clase de 3er a 5to grado tuvo una gran participación de Caleb Bergman, Jonathan Delisma, Annabelle Delvalle, Moises Delavalle, Marissa Navarro, Dustin Padilla, Bishop Skinner y Dayleen Valdés.

Marque su calendario

Domingo
Clase Bíblica 

Miércoles
Club de Awana 

9 - 11 de noviembre
Viaje de ayuda por el Huracán

11 de noviembre
Picnic Pre-escolar

18 de noviembre
Bendecidos Para ser una Bendición

9 de diciembre
Picnic de los grados 3º - 5º


Para los padres

Mi hija menor y yo tenemos las mejores charlas en el camino a casa desde la escuela todos los días. Solo somos nosotros dos. Escucho sobre su día, y ella escucha sobre el mío. Mientras conducíamos recientemente, estaba pensando en una decisión que lamenté. En realidad no recuerdo qué era, porque lo único que recuerdo es lo que dijo Autumn a continuación. Ella dijo: "Sabes lo que siempre dices, mamá: no puedes cambiar el pasado. Está hecho. Entonces, solo aprende de ello y sigue adelante ".

Tengo una relación de amor / odio con mis hijos recordando lo que les digo.

Seguí su consejo, pero tardé unos segundos en superar la sensación de que me devolvieran mi consejo. Ella tenía razón, y su consejo fue oportuno. Sin embargo, a veces no quieres escucharlo, especialmente si es difícil de aplicar. Pero, seguir adelante es una idea que es bíblica. Pablo dice en Filipenses 3: 13-14: "Pero una cosa que hago: olvidando lo que hay detrás y avanzando hacia lo que tenemos por delante, sigo avanzando hacia la meta para el premio del llamado ascendente de Dios en Cristo Jesús".

Pablo tuvo sus errores. Yo tengo los míos. No debemos insistir en el pasado, sino seguir adelante hacia la meta.

A veces es más fácil olvidar nuestros propios errores que los de los demás.

Tenemos una frase que aparece a menudo en nuestra casa, una que se me viro recientemente: ¿A quién agradas?

A veces los niños están discutiendo, o uno de ellos está colgado de algo que les impide avanzar.

Cuando se niegan a superar algo, les pregunto: "¿A quién le agradan ahora, a Dios o a Satanás?" A nadie le gusta responder a esta pregunta. Incluyéndome a mí. Porque sabemos la respuesta.

La verdad es que nuestras acciones y pensamientos complacen solo a uno o al otro. Mis pensamientos están en línea con lo que Dios quiere, o no lo están. Cuando no lo son, Satanás gana esa batalla. Realmente no quiero que Satanás gane nada en mi vida.

Esas pequeñas batallas me recuerdan este pasaje: Esfuércense por vivir en paz con todos y procuren llevar una vida santa, porque los que no son santos no verán al Señor. Cuídense unos a otros, para que ninguno de ustedes deje de recibir la gracia de Dios. Tengan cuidado de que no brote ninguna raíz venenosa de amargura, la cual los trastorne a ustedes y envenene a muchos. Asegúrense de que ninguno sea inmoral ni profano como Esaú, que cambió sus derechos de primer hijo varón por un simple plato de comida”. Hebreos 12: 14-16

Esa raíz de amargura es una que tengo que sacar una y otra vez en mi propio corazón. Me hieren los sentimientos, y me detengo en ello. Me siento despreciada, y me detengo en ello. Si no tengo cuidado, me amargo. Y esa amargura me contamina. Crece y ahoga lo bueno que Dios quiere que esté dentro de mí. Y cuando hago eso, Satanás gana esa batalla en mi corazón. (Efesios 6:12)

Me apresuro a recordarle esto a Autumn cuando su hermano lanza una pelota de baloncesto y la golpea en la cara. Pero cuando me enojo con mi esposo por no decirme que llegaría tarde a la cena, esa es otra historia. Quiero aferrarme a mi irritación, que me amarga, lo que me impide ser fructífera.

Necesitamos recordar quién es el enemigo: Satanás. Cuando pasamos nuestro tiempo enfocado en nuestras propias heridas y en los errores de otros, él gana. No quiero ser como Esaú, quien renunció a algo increíble porque no podía ver el pasado en ese momento.

Entonces, esta semana estoy tratando de seguir mi propio consejo. Estoy tratando de no insistir en mis errores pasados o en los de otros. Mi corazón es el campo de batalla. A menudo me pregunto a quién agradan mis pensamientos, y trato de erradicar los que agradan a Satanás. Y mientras me vuelvo a dar mi consejo esta semana, he ganado otro bocado de sabiduría materna para compartir con mis hijos ...

“Ten cuidado cuando das consejos. ¡Nunca sabes cuándo te lo devolverán!

Condensado de ”Sabes lo que Siempre Dices, mama…” por Susan Ling de childrenoftruth.com.

EspañolVanessa Pardo